El Mundo Después del Coronavirus (VI)

La palabra pandemia significa ‘todo el pueblo’. El virus no sabe de fronteras físicas, ni sociales, ni generacionales y en este caso ‘el pueblo’ es la humanidad. Aquí no cuenta el nacionalismo sino un virus que desató una crisis global que requiere de una solución global.

Ante el virus todos somos iguales, no somos más que seres humanos o sean animales de una misma especie que ofrece un huésped a una reproducción que es mortal para muchos, dice el filósofo alemán Markus Gabriel. Para reparar esta situación y salir fortalecidos dice que ‘cuando pase la pandemia viral necesitaremos una pandemia metafísica. Una unión de todos los pueblos bajo el techo común del cielo del que nunca podremos evadirnos.

Vivimos y seguiremos viviendo en la Tierra. Somos y seguiremos siendo frágiles. Por lo que debemos convertirnos en ciudadanos del mundo, en cosmopolitas de una pandemia metafísica, ya que cualquier otra actitud nos exterminará y ningún virólogo nos podrá salvar.

Es posible salir fortalecidos y mejores de esta situación cuando estemos conscientes de que tenemos que encontrar también ‘una vacuna’ contra el calentamiento global, la concentración de la riqueza, el hambre, el analfabetismo digital y la incertidumbre.

El Mundo Después del Coronavirus (V)

Nadie se atreve a mencionar en esta plena crisis la ruptura de la cohesión social, ya que no se atienden las necesidades básicas de los desplazados, refugiados y hambrientos de todo el mundo que pueden producir levantamientos de gran magnitud magnitud y de graves consecuencias. De todos modos este escenario se ve lejano todavía, ya que las crisis humanitarias también generan actitudes solidarias en los pueblos que no aparecen en este momento.

Además, habrán cambios fundamentales en las formas de organización laboral. Quienes se acostumbran a trabajar en forma remota ya no querrán hacer largos viajes cada mañana o cada noche para cumplir con un trabajo que pueden hacer en sus casas. Tampoco los empresarios que descubran que el teletrabajo les puede ahorrar mucho dinero. Por lo que el sistema G5 de transmisión de datos se impondrá en muy corto tiempo.

También se consolidarán ciertas industrias y otras desaparecerán. Es probable que estemos muy cerca de la extinción final de los medios de comunicación impresos. La crisis también puede perder adeptos. El transporte público tendrá que adaptarse. Todo lo digital se va a consolidar. Se va a revalorizar la vida al aire libre y se evitarán aglomeraciones.

El Mundo Después del Coronavirus (IV)

En China se producen la mayoría de los elementos para combatir la pandemia actual. Ahí se fabrican los respiradores más grandes del mundo, se hace la mitad de la producción global de máscaras N95 (brabijos) y buena parte de los trajes protectores para personal de salud y seguridad.

También se hacen la mayoría de los activos para elaborar los antibióticos con los que se combaten los efectos secundarios del Covid 19.

Los científicos chinos estarán en ventaja con la creación de una vacuna, por lo que si Pekín logra desarrollar un método para quitar el poder letal del coronavirus China ocupará el vacío que deje Estados Unidos en ese terreno.

La globalización ha sido golpeada por todos lados con el cierre de fronteras, las restricciones en el tránsito de personas y la cancelación de vuelos que redundan en insuficiencia económica de las personas.

De modo que si la crisis continúa durante el 2020, muchos países tendrán que fabricar productos esenciales que antes importaban de los mercados asiáticos. O sea que surgirá la nueva etapa de la Post-globalización.

El Mundo Después del Coronavirus (III)

Dice el eminente sociólogo William Davis que el dinero abandonó sus fortalezas industriales del norte de Inglaterra y el medio oeste de los Estados Unidos. Con la ayuda del Estado se fue hacia los distritos financieros y de negocios de las ciudades globales como Londres y Nueva York. Cuarenta años después es thatcherismo sigue marcando la política económica global.

Después de la crisis financiera del 2008 no cambió la ortodoxia política y la cosmovisión del libre mercado se hizo más dominante en Estados Unidos, Asia y Europa. Cuando la pandemia pensaba que el mundo se haría más flexible y nos llevaría a formas más humanistas o más salvajes del capitalismo.

Dice Davis que en lugar de ver esto como una crisis del capitalismo se podría entender como un evento mundial que permite nuevas visiones económicas e intelectuales.

Con la pandemia se va a medir si en el combate del virus fue más efectivo el autoritarismo chino o la supuesta democracia occidental. Parece que China va a salir fortalecida con la pandemia iniciada en su territorio y con su sistema de gobierno.

El Mundo Después del Coronavirus (II)

Dice el brillante historiador Yuval Noah Harari que las opciones para salir de esta crisis pandémica son muy contrapuestas: O vamos a hacer una sociedad de vigilancia totalitaria masiva o al empoderamiento de los ciudadanos. O aislamiento nacionalista o solidaridad global.

Harari cree que el mundo va hacia mayores pérdidas de las libertades individuales después de los ataques del 11/S en 2001, ya que habrá una vigilancia masiva, se requerirán certificados de salud para poder viajar y cada vez que entremos a Internet o a enviar un correo vamos a tener vigilancia hasta de nuestros sentimientos más íntimos como la alegría o la ira.

En cuanto a las ideas y las transformaciones económicas, el sociólogo William Davis escribió en The Guardian que lo más parecido a esta crisis del coronavirus es lo ocurrido en los años setentas con el aumento de los precios del petróleo y la inflación.

Ese período marcó el colapso del sistema de posguerra, de los tipos de cambio fijos, los controles de capital y las políticas salariales que se manifestaban con una inflación incontrolable.

En ese período surgieron líderes como Thatcher y Reagan con sus teorías del libre mercado, con recortes de impuestos, aumento de tasas de interés y destrucción de las organizaciones de trabajadores. Y dicho modelo de producción persiste hasta ahora.

El Mundo Después del Coronavirus (I)

El coronavirus llegó para cambiar el rumbo del ser humano. No sólo en la vida familiar sino en las costumbres, la organización de la sociedad, la economía y la cultura. Aunque nadie sabe si será para bien o para mal.

Vivimos una guerra donde no se sabe como comienza pero que nunca termina. Es una línea muy delgada entre la vida y la muerte, donde el ser humano cambiará su visión del mundo, sus principios y su moral. Ya no existen prioridades, sino que aparece un mundo amplio y novedoso en el que lo vivido quedará en la memoria y en el inconsciente colectivo.

El grado de estos cambios dependerá del tiempo que se tarde en controlar la pandemia y se encuentre una vacuna. Entre más tiempo pase más cambios se producirán. Se va a acelerar la revolución científica y tecnológica que estamos atravesando. Habrá que determinar si viviremos en una sociedad más participativa o más autoritaria y si se puede enfrentar a la acumulación de la riqueza en unas cuantas manos.

El Peor Presidente en la Historia de EUA (III)

Resulta sorprendente el resultado de las últimas encuestas electorales, ya que a pesar de los terribles días que vive la gran nación estadounidense, la aprobación de Trump sigue en ascenso. Los Estados Unidos atraviesan por una de sus peores catástrofes de su historia y lo más grave es que se hubieran podido evitar muchos de esos daños con medidas oportunas del Gobierno.

El profesor de ciencias políticas y de relaciones internacionales Boots Riley de la Universidad de Mary Washington hace el siguiente diagnóstico sobre las posibilidades de Trump para quedarse en la Casa Blanca: ‘Este otoño la fortuna electoral de Trump dependerá de cuan grave sea la caída económica que se desencadena en EUA. Si las cosas empeoran en las próximas semanas, el Presidente no tendrá mucho éxito en las políticas que presente antes de que sus críticos y votantes tengan material suficiente para trabajar en ataques a través de anuncios.

O sea que a como se ven las próximas elecciones cualquier cosa puede pasar.

El Peor Presidente de la Historia de USA (II)

En solo unos días, Estados Unidos se convirtió en el país con mayor número de contagios por coronavirus a nivel mundial. Un estudio de la Universidad de Washington indicó que el país podría superar los 3,000 muertos en un solo día si a mediados de abril no hubiera logrado contener la pandemia.

No obstante, su personalidad errática, narcisista y políticamente incorrecta les gusta a los ciudadanos de la Deep America. En una encuesta de Gallup de hace unos días, el magnate obtuvo el 49% de la aprobación.

Está claro que Trump no tiene un rival muy fuerte en el Partido Demócrata, ya que Biden no tiene posibilidades por si mismo, sino por ser el anti-Trump. Biden es un personaje un poco opaco de 78 años, cuyo mayor activo es el de que no despierta muchas resistencias. En las últimas encuestas Biden obtuvo 50 puntos y Trump 44.

Hace unos días Trump afirmó que si llegaran a 100,000 o 200,000 las muertes por coronavirus significaría que su gestión ha sido muy buena. Aunque el mandatario sabía desde enero de la presencia del virus decía que todo estaba bajo control.

El viernes pasado, Trump presentó a su yerno Jared Kushner como el líder de la lucha contra el coronavirus, quién es una persona especializada en bienes raíces que nada sabe sobre asuntos de salud.

El Peor Presidente de la Historia de USA (I)

Con el manejo irresponsable que le ha dado Trump a la crisis del coronavirus hay expertos historiadores como Max Boot que ya dieron su opinión sobre él. Dice Boot que Trump ya podría ser considerado como el peor presidente en los 244 años de historia de su país. Por ese puesto competían los presidentes James Buchanan, Franklin Pierce y Warren Harding.

Según Boot, Trump los ha superado a todos. Mientras que entre los cinco presidentes que fueron los mejores están Abraham Lincoln, George Washington, Franklin Delano Roosevelt, Theodore Roosevelt y Thomas Jefferson.

Aunque todos los analistas dicen desconocer si Trump ganará las elecciones del 3 de noviembre, porque a pesar de su unánime desprestigio internacional cuenta con una base electoral muy importante que lo considera ‘un grande’.

Muchos creían que la fortaleza de la economía de Estados Unidos le iba a asegurar su triunfo, pero el coronavirus acabó con esa ilusión. El Congreso le aprobó un salvavidas económico sin precedentes de casi dos billones de dólares, con los que ayudará a los individuos, familias, empresarios y desempleados por pequeñas y grandes empresas.

En solo dos semanas Estados Unidos alcanzó la peor cifra de desocupaciones en toda su historia.

Hacia un Nuevo Orden Mundial (III)

Dicen los expertos en geopolítica Allen y VandeHei, apoyados por el también experto Ian Bremmer que el mundo actual está enfrentando un período de por lo menos cinco a diez años durante el cual no va a existir un liderazgo global y se generarán muchos más conflictos.

Ellos consideran que a pesar de la actual recuperación de las economías nacionales y globales, este año podría traer una ‘crisis trascendente’ con una conflagración en el Medio Oriente, un evento terrorista, o en el Mar de China Meridional.

Dicen Allen y VandeHei que justo ahora se podrá ver el altísimo costo que ha tenido para todo el mundo la política de los Estados Unidos que ellos denominaron ‘América primero’