Origen del Arte Barroco (III)

Según el Concilio de Trento (1590), el arte barroco podía servir a la religión con el crecimiento de la familiaridad en la Iglesia Católica Romana. Por lo que crearon un estilo distinto de arte bíblico para afirmar la Contrarreforma Católica y transmitir los milagros y sufrimientos de los Santos a la congregación de Europa.

Este nuevo estilo tenía que ser más potente, apasionado e inspirado usando un realismo más fuerte impulsado por los jesuitas. La arquitectura, la pintura y la escultura debían trabajar juntos para crear un efecto unido. Este llegó con el arribo de Annibale Carracci y Caravaggio a Roma durante la década de 1590. Su presencia avivó un nuevo interés en el Realismo, así como en las formas antiguas que fueron asumidas y desarrolladas en esculturas por Alessandro Algardi y en arquitectura por Bernini.

Francia tenía su propia relación con el barroco y era en particular el Palacio de Versalles. La figura clave del barroco francés en el siglo XVII fue Charles Le Brun (1619 – 1690) quién desplegó una autoridad más allá de su propio espacio como fue el de su propia fábrica de tapices Gobelins. El barroco también fue apadrinado por España y Portugal, al igual que las áreas católicas de Alemania, Austria, Hungría y los Países Bajos Españoles.

La culminación fue el Alto Barroco (1625 – 1675), mientras que el auge del movimiento fue la cuadratura conocida como Apoteosis de San Ignacio (1685 – 94) producida por el pintor de techos ilusionista Andrea Pozzo (1642 – 1709) quién produjo una de las mejores pinturas ilusionistas del siglo XVII.

En 1600, Nápoles, la segunda ciudad de Europa, después de París fue un importante centro de arte barroco para la Contrarreforma. La escuela napolitana fue desarrollada por Caravaggio, Ribera, Artemesia Gentilescci, Matra Preti (1613 – 99), Luca Giordano (1634 – 1705), Francesco Salimene (1657 – 1747) , etc.

A fines del siglo XVII, el gran estilo barroco llegó a Rusia hasta que San Petersburgo fue tomado por Pedro el Grande (1686 – 1725) y Rastrelli, Gottefried Skadel, Domenico Trezzini, Andrea Scheutel, Michetti Matarnovi y otros arquitectos comenzaron a diseñar el estilo barroco ruso.

Hacia fines del siglo XVII el gran estilo barroco estaba en declive al igual que Italia. La potencia europea más cercana era Francia, dónde estaba naciendo un contrastante estilo de arte decorativo al que se le denominó ‘Rococó’ que fue el sucesor del barroco.

Adenda: Terminaré esta breve síntesis del barroco en Europa con la lucha de la Iglesia Católica contra el protestantismo y la lista de los grandes promotores del estilo barroco en el mundo.