La iniciativa México: un error histórico

ANTECEDENTES.- Los primeros síntomas de la decadencia del PRI se expresaron durante el gobierno de Luis Echeverría, quien recurrió, como sus antecesores a cooptar a sus enemigos más visibles e instalarlos en su Gabinete o en nuevos departamentos de su Gobierno que inventó discrecionalmente. Además, de forma ridícula intentó construir un gobierno socialista que en todo momento fue un teatro ridículo, ya que él y sus familiares tenían una proclividad enorme por el dinero y sus satisfactores. Durante el mandato de su sucesor, José López  Portillo, la oposición de izquierda había formalmente desaparecido, por lo que su Secretario de Gobierno, Jesús Reyes Heroles tuvo la cachaza suficiente para reconstruir la izquierda política con diferentes líderes enemigos entre ellos, por lo que logró una fragmentación que los volvió insignificantes, pero que supuestamente exhibían a México como una nación democrática ante la comunidad internacional y le permitían al Jefe del Poder Ejecutivo rehusarse a cumplir con los requerimientos del naciente neoliberalismo lidereado por los Estados Unidos.

La visión mesiánica y maniquea de López Portillo no le permitió ver la llegada del fundamentalismo y de la globalidad de los mercados y permaneció encerrado en ‘la barrera del nopal’ del nacionalismo a ultranza propiciando que el País se hundiera en una crisis financiera y política de la que ya nunca más salió. Luego vino Miguel de la Madrid, prototipo del burócrata que pensaba que todo se arregla en las oficinas con documentos y discursos, quien pudo frenar la intervención de Washington en las políticas internas con la institucionalización del narcotráfico, logrando diferir las grandes deudas del País con la comunidad financiera a través del financiamiento que le proporcionó la economía criminal. Hasta entonces, los grandes capitales mexicanos, la derecha política del PAN y la izquierda dispersa que dejó Reyes Heroles no aparecían en el juego de fuerzas políticas del País y parecían comparsas del teatro democrático controladas por el PRI.

Cuando todo mundo esperaba un triunfo inevitable del PRI en las elecciones de 1988 se presentaron dos personajes carismáticos e inesperados en la contienda política: por el lado de la izquierda política Cuauhtémoc Cárdenas, quién había renunciado al PRI y había formado un frente opositor con los pequeños partidos de la izquierda fragmentada y otros grupos políticos de diversas tendencias que se denominó FDN (Frente Democrático Nacional); mientras que por el lado de la derecha panista había surgido Manuel Clouthier, quien por primera vez en la historia del PAN representaba una opción política con alto grado de posibilidades en la contienda electoral para la Presidencia de México. Con una coalición de izquierdas muy numerosa y a pesar de que el proceso electoral era controlado aún por el Gobierno federal, los resultados reales de las elecciones de 1988 favorecieron ampliamente a Cárdenas. No obstante, mediante una maniobra de última hora Manuel Bartlett, responsable del proceso electoral federal, paralizó el conteo electrónico de votos y se realizó el fraude más burdo de toda la historia electoral de México.

De facto, Cárdenas era en ese momento el Presidente electo de México, con el apoyo virtual de las Fuerzas Armadas y de gran parte de la población de la Capital y de muchas poblaciones aledañas, pero por motivos desconocidos renunció a entrar a Palacio Nacional cuando más de un centenar de miles de simpatizantes, encabezados por él y por Porfirio Muñoz Ledo, se encontraban en el Zócalo, listos para entrar a la residencia del Ejecutivo. Sobre la decisión de Cárdenas de no entrar a Palacio Nacional, hay quienes señalan que fue una acción prudente para evitar una masacre, mas hay quienes consideran que fue falta de valor. Como el PAN había apoyado la decisión del fraude electoral contra la izquierda de Cárdenas, eso originó una recomposición de las fuerzas políticas del País. Desde ese momento, el Jefe del Ejecutivo tendría que negociar con su reciente aliado la mayor parte de la política externa e interna del país, pero sobre todo la creación de un organismo electoral federal que diese oportunidades por igual a los dos aliados y evitase a toda costa la posibilidad de los políticos de izquierda.

Durante el mandato espurio de Carlos Salinas (1988 – 1994) se llevó a cabo una persecución salvaje de los líderes de la izquierda que desarrollaban labores en el campo electoral. Esta cruenta represión ordenada por Salinas culminó con el asesinato de más de cuatrocientos operadores electorales y la desaparición de varias decenas más. Esta masacre impune de miembros del frente político que encabezaba Cuauhtémoc Cárdenas trajo como resultado la creación de un organismo electoral nacional, denominado IFE (Instituto Federal Electoral) que por vez primera en la historia se integró con miembros de los diferentes partidos políticos del momento, pero con un reconocimiento especial para la izquierda – quizá por lo que había sufrido con Salinas – y con un balance general de credibilidad.

Esta situación trajo como resultado la integración de la mayoría de los partidos de izquierda en un sólo partido (PRD) con la contribución y cesión de liderazgo a Cuauhtémoc Cárdenas de varios miembros de la izquierda y otros organismos políticos no oficiales. La reunificación de la izquierda combinada con la existencia de un Instituto Federal Electoral confiable hizo que las posibilidades electorales de la izquierda, ya constituida como PRD, aumentaran y se situaran en una condición de equilibrio con el PRI y con el PAN para las elecciones de 1994. Ante esta nueva coyuntura política, se realizó un nuevo pacto del PRI con el PAN (Carlos Salinas y Diego Fernández) cuyo aspecto fundamental era el de presentar a Diego Fernández como candidato del PAN para capturar a indecisos y a enemigos de la izquierda. Esta maniobra maquiavélica culminó con el retiro de la justa electoral de Diego Fernández casi a final de campaña para entregar el mandato a Zedillo. La izquierda, con Cárdenas aún de líder muy disminuido se volvió a quedar en el camino.

Con esa alianza desaparecieron tanto el sistema diplomático como la inteligencia mexicana que habían operado exitosamente durante medio siglo y se inició la etapa actual de la política mexicana, donde un pequeño grupo de familias multimillonarias controla los procesos electorales a través del medio televisivo y selecciona a los funcionarios públicos para realizar las labores institucionales del Estado, bloqueando con este medio cualquier posibilidad de que llegue al poder alguna persona que no haya sido aceptada por el pequeño circulo de los poderes fácticos. Ahora mismo, la Iniciativa México, es la parte final del blindaje antidemocrático con el que unos cuantos capitalistas lograrán no sólo el control de los procesos electorales, sino de gran parte de la clase media mexicana, de modo que las clases populares no tengan la menor posibilidad de alcanzar el poder.

AÑO 2000. EL PAN LLEGA AL PODER.- Como el acuerdo entre PAN y PRI había sido que los panistas llegarían al poder después de Zedillo, varios empresarios poderosos del ramo agroindustrial se anticiparon a los procesos electorales internos del PAN y designaron a Fox como su candidato, ya que había sido un simpatizador gratuito de sus corporaciones agroindustriales monopólicas, por lo que invirtieron en un costoso  trabajo de lobbying en los Estados Unidos y con la ayuda de algunos políticos influyentes al interior del PAN lograron su designación como candidato oficial de este partido. En ese período el IFE aún contaba con miembros respetables y era una garantía de que los resultados electorales se respetarían.

Fox ganó con claridad las elecciones y de inmediato se puso a tratar de cumplir las exigencias de los nacionales que lo habían apoyado y a llevar a cabo todas las recomendaciones del Consenso de Washington exhibiéndolas como si fuera un plan de su propio gobierno. El Plan Puebla Panamá, la restructuración del sistema fiscal mexicano que le imponía el Banco Mundial, las limitaciones en el gasto social, el sistema laboral, fiscal y ecológico especial para las empresas maquiladoras, las cuotas de exportación de petróleo y de gas a precios especiales, la liberación de todas las exportaciones estadounidenses, la desnacionalización de la banca e infinidad de exigencias de Washington se realizaron en un período de bonanza por lo que no se detectaron o bien no se llevaron a cabo por diferentes causas, todas ajenas a la política interna y a los intereses de México.

No obstante, la orden de Washington para perseguir al narcotráfico con el Ejército si se llevó a cabo, con las consecuencias que ahora sufre México de tener una economía criminal que ha desplazado a las instituciones del Estado y ha superado a la generación de riqueza de la economía formal. Por desgracia, ni la clase política, ni los poderes fácticos vislumbraron que la economía criminal llegaría tan lejos y mucho menos pensaron que justamente ellos serían los más afectados.

EL FRAUDE ELECTORAL DEL 2006.- A pesar de que Fox terminó con las reservas de Cantarell, con las que pagó el gasto de la burocracia que había subido al doble, su antecesor Zedillo ya había ocultado ese enorme gasto con la creación de los “Pidiregas” que eran y siguen siendo los enormes gastos financieros de la operación de Pemex y CFE, que por exigencias del Banco Mundial se contrataron a tazas desorbitadas y con el curso de los años han alcanzado un valor aún mayor que la deuda pública reconocida ante la comunidad financiera internacional. No obstante la ignorancia y los grandes errores de la administración de Fox, entre las muchas relaciones y acuerdos personales que realizó Fox, siempre en beneficio propio y de sus familiares y amigos, surgió en forma aleatoria la relación de su intrigante esposa con la malvada profesora Gordillo que a final de cuentas ha sido quien permitió la llegada de Calderón al poder y con ello ha obtenido su carta de impunidad.

Aun cuando Fox y sus aliados españoles habían logrado desprestigiar a López Obrador con una campaña terrorista al margen de la ley y el PRI había eliminado a su propio candidato, el proceso electoral del 2006, hasta sus últimos minutos presentaba cierta ventaja para el candidato perredista López Obrador. Todo se decidió mediante un fraude implementado en el Estado de Nuevo León por la diabólica profesora Gordillo, quien con la ayuda de su equipo de mapaches electorales construyó la diferencia de votos que a final de cuentas le dieron el triunfo a Calderón, no sin contar con la ayuda de los operadores locales del IFE y de varios consejeros que había instalado en el organismo electoral federal la profesora Gordillo.

Calderón premió generosamente a la Gordillo con dos subsidios extraordinarios al sindicato de maestros que entre ambos rondaban los 10 mil millones de dólares y permitió a Fox y a sus familiares culminar, con absoluta  impunidad, grandes negocios a costa del patrimonio de México. La labor realizada por Calderón hasta la fecha es verdaderamente patética, ya que destruyó a PEMEX, le quitó su calidad de empresa del Estado a la CFE, canceló o difirió todos los proyectos de desarrollo tecnológico de las empresas paraestatales, convocó a empresas de España para el aprovisionamiento de combustibles procedentes del continente americano, sacó al Ejército a la calle para causar miles de muertes de civiles y colocó al País en la situación más caótica y conflictiva de toda su historia moderna.

LA INICIATIVA MEXICO.- Este supuesto plan de desarrollo social presentado hace unos días por los jefes del duopolio televisivo de México, para que ciertos ciudadanos, seleccionados por ellos contribuyan a realizar proyectos y estrategias que corresponden a las instituciones del Estado, expresa, con un alto grado de cinismo y prepotencia, la decisión de los poderes fácticos de ejercer el mando político no sólo a través de los funcionarios públicos que ellos seleccionaron a través de los procesos electorales controlados por el medio televisivo, sino también de las grandes masas de la clase media en todos sus niveles.

En los últimos 10 años los poderes fácticos se han apoderado de los procesos electorales a través de las publicaciones de encuestas amañadas, de las recomendaciones hechas por los empleados de las televisoras convertidos en expertos políticos, su participación en el nombramiento de funcionarios del IFE y de los Departamentos del Gobierno Federal que controlan los medios de comunicación, de patrocinar un equipo de miles de mapaches electorales al mando de la profesora Gordillo, con ridículos programas de beneficencia pública donde ostentan su filantropía con dinero ajeno y sobre todo con la parafernalia de transmisiones televisivas con visiones apologéticas de los funcionarios públicos que ellos designan y cuyos dispendiosos gastos de publicidad personal se hacen con el dinero del erario público.

No obstante, este nuevo plan de los poderes fácticos para blindar a su clase social contra la posibilidad de que los ciudadanos de las clases populares puedan llegar a formar parte del Gobierno de México se convierte en una especie de bumerang, ya que al cerrarle el paso a los opositores que no tienen elementos para atacarlos de ninguna forma, están abriendo el campo para que la economía criminal que cuenta con recursos económicos y con una banda de sicarios bien armados y motivados se convierta en la nueva clase política mexicana. Por desgracia, esta situación no es una visión profética de largo plazo, sino un momento histórico que se vive en México ahora mismo.

LA ECONOMIA CRIMINAL.- Para dimensionar con realismo el fenómeno de la economía criminal y sus posibles soluciones es muy importante considerar algunos conceptos fundamentales: 1.- En toda la historia de la civilización humana es el primer fenómeno político y social que se extiende a la totalidad de los países del mundo, sin que exista una sola excepción. 2.- Existen muy diferentes formas de economía criminal, que incluyen el narcotráfico, la piratería de todo tipo de artículos para el entretenimiento, la falsificación de productos diseñados por las grandes firmas internacionales, el control de refacciones y de materiales para los automóviles, el control de las áreas para tirar los desechos contaminantes, el secuestro, el cobro de tarifas de seguridad y para permitir la operación comercial, el chantaje, la extorsión, los servicios legales fuera de la normatividad judicial, etc. 3.- Todas las manifestaciones de la economía criminal se iniciaron durante las últimas tres décadas, cuando se perdió el control del capital financiero en el mundo con el auge de la banca especulativa y los capitalistas empezaron a llevar sus capitales a los paraísos fiscales de donde se movilizaban sin control hacia las economías criminales de todo el mundo. 4.- Por la única razón de la ambición, los dueños de los grandes capitales – a sabiendas que esto ocurre – no han querido admitir una normatividad internacional para el flujo de capitales por el mundo. De hecho, en la reunión de junio 10 de Bernake y Geithner con los banqueros de la UE llegaron a la conclusión de que pensarían en una normatividad financiera hasta el final del 2012.

POSIBLES SOLUCIONES.- Obviamente la solución más expedita y correcta sería la de establecer un control internacional para los flujos de capitales, más como esto no será posible en el corto plazo, cada país tendría que diseñar una estrategia particular de acuerdo a su geopolítica y a la capacidad intelectual de sus dirigentes políticos. Algunas acciones que podrían moderar los efectos cruentos de la economía criminal en México podrían ser:

1.- Retirar a las Fuerzas Armadas de la lucha contra el narco, dejando una policía desarmada que sólo realice persecución al lavado de dinero y a los aspectos contables y fiscales de las empresas criminales.

2.- Desvincular a las Fuerzas Armadas de todas las investigaciones judiciales, regresándolas a los organismos que señala la Ley.

3.- Crear un organismo judicial autónomo con la barras de abogados de cada región y a nivel federal que investigue y sancione las relaciones de los funcionarios públicos de todos los niveles con el crimen organizado.

4.- Se puede controlar el ingreso de divisas que financian a la economía criminal con una fuerte reglamentación para las casas de cambio y aún podría pensarse en una cancelación definitiva de todas ellas, hasta que se nivelen los armamentos de los sicarios y sus ingresos con los de la fuerzas policiales de México.

Tan sólo con el regreso de las inversiones de riesgo de empresas nacionales y extranjeras, más la reactivación del turismo, la economía de México podría alcanzar índices de crecimiento anual del 5 al 6% y podría invertir en infraestructura cifras similares a las de Brasil o China e instalarse de nuevo entre las grandes economías del mundo.

2 thoughts on “La iniciativa México: un error histórico

  1. Rodolfo Peña

    Alfonso,

    Es evidente que las políticas de Estados Unidos que dictaron la creación del TLC y aberraciones como “The Merida Initiative” tienen como único fin adelantar los intereses de ese país, sobre todo los intereses económicos. En una novela que está próxima a ser publicada, “An Incosnequential Murder” propongo una guerra ficticia entre grupos pro-legalización de las drogas y los grupos conservadores mexicanos y estadounidenses y las instituciones y agencias de ambos que se oponen a la legalización.

    Aún cuando no pretendo fincar mi relato en la realidad, sin ambargo no puedo dejar de pensar que la “Iniciativa de Mérida” tiene sus raíces en las mismas ideas que llevaron a Estados Unidos a emprender la guerra de Irak y de Afganistán. Es decir, si llevas a cabo una guerra en un país extranjero, eso asegura que la guerra no se peleará en el tuyo. Las guerras de Irak y de Afganistán no tienen otro fin que mantener “ocupados” a los grupos militantes islámicos en sus propios países y así hacer que sus recursos se apliquen ahí y no en acciones bélicas en el territorio estadounidense.

    En mi opinión, la “iniciativa” de Mérida tiene el mismo fin: las organizaciones criminales están ocupadas en matarse entre si aquí y en luchar contra el ejercito mexicano; de esa manera sus recursos se aplican en un territorio extranjero y no en el de Estados Unidos.

    Constantemente se escucha a los políticos de Estados Unidos mencionar los miles de millones que se están brindando a México en su lucha contra el narcotráfico, pero poco se dice (y menos recursos se dedican) a la lucha contra la addicción y consumo en Estados Unidos.

    Finalmente, quisiera felicitar a los miembros de su organización pero también advertir que si no se presta este diálogo a ser discutido y comentado por el “hombre de la calle”, su organización tendrá poco éxito pues sobra decir que el diálogo con los empresarios y políticos de México ha brindado pocos resultados a través de nuestra historia.

  2. Alfonso Post author

    Rodolfo,
    Tu hipótesis es muy creible, sólo que en el caso particular de la guerra de las Fuerzas Armadas de México contra el ‘narco’, existen documentos en USA Drug Enforcement que señalan que la decisión de obligar a México a una guerra contra el narco data desde la época de Zedillo, cuando él se resistió a utilizar al Ejercito y el precio de la droga pura cayó hasta 64 dólares por grama, mientras que ahora está arriba de 200. El negocio que perdería Washington es que el IRS recaba más del 50% del valor del mercado en EUA de la droga limpia del que no tiene que dar cuenta alguna al Congreso y es para uso exclusivo del Poder Ejecutivo. Este ingreso casi es igual al del sector de entretenimiento.
    Gracias por tus comentarios,
    Alfonso Elizondo

Leave a Reply