Category Archives: Uncategorized

El Nuevo Populismo (IV)

Ahora mismo se ve el aumento en el apoyo a partidos que apelan al discurso populista. Aunque no es un fenómeno nuevo, ya que en diversas ocasiones se encontraron cambios importantes en el uso del discurso populista de parte de los políticos entre 1950 y 1990. Lo interesante es que sin ser algo nuevo, hoy tiene mayor impacto. Así lo planteó Noam Gidron, profesor del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El estudio que encabezó el profesor Hawkins concluya que el incremento más importante de jefes de Estado populistas se dio en los últimos cinco años. El salto se produjo por la incorporación al populismo de muchos dirigentes de Europa y de otras regiones del mundo.

Dice Kramer que hay un ascenso global del populismo. En muchos países, grandes porciones de su población parecen desencantadas con los gobiernos centristas, social demócratas o liberales conservadores que según ellos no pudieron mantener o alcanzar la estabilidad y la prosperidad esperada.

Los estudios muestran que quienes se ve del lado perdedor de la globalización de los cambios culturales o de la competencia económica se vuelcan sobre políticas populistas.

La prueba más clara del cambio de época es la transformación de algunos de los mandatarios que están más tiempo en el poder. El caso extremo es Erdogan cuando se inició como primer ministro en 2003 y empleaba una retórica ‘no populista’. Pero 16 años después cuando asumió como ‘super presidente’ pasó a tener un discurso ‘muy populista’.

Otro caso es el de Orbán que ascendió en 2010 con una retórica moderada y hoy es considerado como uno de los mandatarios más radicalizados de Europa que raya en la extrema derecha.

El estilo de comunicación populista ha tomado control de la política reemplazando el lenguaje racional que buscaba construir consensos y estabilidad en las democracias occidentales. Ahora hay un lenguaje informal que solo busca humillar al opositor.

El Nuevo Populismo (III)

La forma de comunicación populista ha tomado el control de la política. Reemplazó al lenguaje racional que inicialmente trataba de construir estabilidad y consensos. El hecho es que la estructura maniquea y confrontadora del populismo no puede ser de ‘centro político’.

Los populistas crean la idea de que hay una crisis general, que la nación está cayendo, que hay una dictadura o una tiranía en naciones democráticas o que hay un reino corrupto. O situaciones que semejan una guerra, una invasión de inmigrantes y de la ruptura del orden social o moral.

Con esta visión exaltada y complicada de la política se toman decisiones extremas que no se llevan bien con la democracia liberal. Todo resulta válido en nombre del interés superior del pueblo, el autoritarismo y la supresión de las libertades fundamentales de los demás son inclinaciones recurrentes.

A decir de Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, los populistas contemporáneos tienden a ser autoritarios e intolerantes con los procesos asociados a la separación de poderes y cuando están en el poder se saltan las normas del juego democrático y rechazan los puntos de vista opositores. Se les hace muy difícil respetar el Estado de Derecho y toman decisiones de manera arbitraria.

El Nuevo Populismo (II)

Durante los últimos 20 años, la cantidad de estados presididos por líderes considerados populistas creció de 7 a 14 y las personas gobernadas por estos líderes creció de 120 millones a 2000 millones.

El mundo cambió mucho debido no solo a las redes sociales, sino a todos los medios de comunicación, razón por la que los líderes potenciales compiten por la atención y el consentimiento de ‘la gente’. Por lo mismo, las voces son más ruidosas, extremas y vulgares, ya que así atraen la atención popular según Howard Erlich, profesor de la Escuela de Ciencias y Humanidades del Ithaca College de Nueva York.

Los populistas definen al pueblo, a la élite y a la voluntad popular de diferentes formas, dependiendo de sus tradiciones culturales, lingüísticas, de sus ideologías y de políticas concretas.

Según Kramer, el pueblo puede ser descrito como el 99%, los indignados, los nativos, los ‘verdaderos’ alemanes, estadounidenses o musulmanes, la gente común, la clase obrera, la del campo o los indígenas.

Dichos grupos son caracterizados como decentes, honestos, productivos, razonables y puros. Mientras que la élite es la oligarquía, los eurócratas, el imperialismo estadounidense, los millonarios que se retratan como deshonestos, egoístas, corruptos, maliciosos y manipuladores.

De los 27 mandatarios que actualmente están en el poder y cuyo discurso se incluyó en la investigación que publicó The Guardian, solo tres pueden ser clasificados como ‘muy populistas’: Maduro, Evo Morales y Erdogan, dos de izquierda y Erdogan de la derecha nacionalista más dura.

Entre los dos populistas hay uno de cada signo. El italiano Giuseppe Conte como de la derecha y Andrés López Obrador como de la izquierda mexicana. En los ocho que serían ‘algo populistas’ sólo Ortega de Nicaragua tiene un discurso de izquierda, mientras que los siete restantes se acercan a la extrema derecha, como son Víktor Orbán (Hungría), Donald Trump (EUA), Narendona Modi (India), Bolsonaro (Brasil), Juan O. Hernández (Honduras), Putin (Rusia) y Theresa May (Reino Unido).

En el estudio realizado en el total de políticos, incluyendo a los que dejaron sus cargos se encuentra que los de izquierda son más populistas que los de derecha con el índice de 0.4 y 0.3 respectivamente.

Dice Elena Black, profesor de comunicación política de la Universidad de Queenland, Australia que cuando hay que hablar de extremos del populismo hay que hablar de Hugo Chávez y de Donald Trump, quienes de una u otra forma son de los más famosos populistas.

El Nuevo Populismo (I)

El populismo está de moda. Han aparecido en distintas partes del mundo líderes con discursos radicales que se asumen como representantes del ‘pueblo’ y proclaman combatir a élites que son contrarias a los intereses nacionales.

El populismo no es como el socialismo o el liberalismo que son ideologías que definen un conjunto claro de valores que son reivindicados por quiénes se identifican con ellos. El hecho es que nadie se reconoce como populista y muy pocos entienden lo que es, aunque forma parte del lenguaje cotidiano.

De hecho, el populismo más que una ideología es una forma de estructurar el relato político y de ejercer el poder. Está llena de diversos contenidos, algunos de los cuáles son antagónicos como las ideas de izquierda y las de derecha.

Podría decirse que el populismo es una manera de ver y de hacer política que describe a la sociedad como una entidad dividida en dos grupos: ‘el pueblo’, cuya voluntad debe respetarse y ‘una élite’ que ignora esa voluntad popular y oprime a la gente, por lo que hay que oponérsele.

Dice Benjamín Kramer, del Departamento de Ciencias y Comunicación de la Universidad de Munich que los populistas aseguran consensar y representar el deseo del pueblo de la vasta mayoría de la población.

Para iluminar a este fenómeno social, el periódico británico ‘The Guardian’ encomendó a un equipo de politólogos liderados por el profesor Herk Hawkins de la Universidad de Brigham Young quién confeccionó un índice de populismo a nivel retórico. Dichos académicos examinaron varios discursos de 140 líderes políticos que gobernaron en 40 países durante los últimos 20 años y los clasificaron en una escala de 0 como no populistas y 2 como muy populistas.

Una de las conclusiones fue que Hugo Chavez, presidente de Venezuela entre 1999 y 2013 fue el mandatario con el discurso más populista en esa etapa con 1.9 de puntaje y en segundo lugar su sucesor Nicolás Maduro con 1.6 puntos. En el tercer puesto están Evo Morales de Bolivia y Recep Erdogan de Turquía.

No asombra que Angela Merkel tenga un índice de cero desde el 2005. Pero llama la atención que otros líderes del nuevo populismo como Trump y Bolsonaro sean calificados de ‘algo populistas’ con 0.5 y 0.8 puntos respectivamente.

Quizá lo más interesante de este estudio es que aporta una evidencia sólida sobre el avance del populismo en los últimos años. Su puntaje era de 0.2 en el 2000 y ahora es de 0.4 en todos los países civilizados.

La Guerra de Rusia y Estados Unidos

Después de que Rusia y Estados Unidos entraron en grave disputa debido al ataque de Estados Unidos contra una base aérea del régimen sirio, George Friedman, el brillante experto en geopolítica y asuntos internacionales hizo un análisis sobre este conflicto en el que plantea 3 cuestiones básicas: la estrategia de Estados Unidos en el Medio Oriente y Rusia y la estrategia rusa en general.

Dice Friedman que ninguno de los dos países tiene estrategias clara y explica que Estados Unidos quedó atrapado en un fuego cruzado desde que intervino en Irak para derrocar a Sadam Hussein. Lo lógico era permitir a la mayoría chiita formar un gobierno, pero estaban influenciados por los iraníes. Mientras los chiitas apoyaban a Estados Unidos porque esperaban gobernar, en tanto que Washington bloqueó la creación de un régimen chiita para limitar la influencia de Irán en Irak.

Después de esto, los Estados Unidos nunca logró el control de Irak y firmó alianza con bloques sunitas, pero al surgir ISIS se demostró que no habían funcionado. Entonces Trump decidió atacar a Siria y el Secretario de Estado Rex Tillerson declaró que los días de Al Assad estaban contados sin explicar porqué.

Dice Friedman que Estados Unidos eligió tomar este camino ‘ porque no tenían una solución al problema y no podían dejarlo por razones estratégicas y políticas, por lo que buscaron soluciones fácticas.

En relación a las políticas rusas y a las expresiones de deseo de Trump de acercarse al Kremlin en la lucha contra ISIS, Friedman consideró que no era una idea tan absurda como dijeron los detractores de Trump. No obstante, la política regional de Rusia no es derrotar a ISIS en este momento, sino crear retos a Estados Unidos para que la Casa Blanca pida ayuda a Rusia y de esta forma, Putin recobraría la vieja política de la Unión Soviética.

Concluye Friedman diciendo que tanto los rusos como los estadounidenses desarrollan tácticas sin estrategia alguna.

El Cambio Climático (V)

Lo que se haga en los siguientes diez años determinará el futuro de la humanidad para los próximos 10,000 años. Dicen los expertos Greenteach que todos podemos participar y aportar un poco, para lo que proponen medidas individuales como soluciones al cambio climático:

1.- Reducir la potencia de luz contratada que ahorraría dinero y no desperdiciaría energía. Ajustar y medir el uso de los electrodomésticos.

2.- Utilizar energía renovable. Se pueden instalar paneles solares o mini aerogeneradores.

3.- Adquirir electrodomésticos de mayor eficiencia energética.

4.- Substituir los focos por LEPs y utilizar censores de movimiento que se enciendan solo cuando se necesiten.

5.- No dejar luces encendidas y desconectar todo lo que no se vaya a requerir.

6.- Ser eficiente energéticamente en la cocina. Tapar las cacerolas. Utilizar agua solo cuando se vayan a hervir alimentos. Usar olla de presión. No precalentar el horno y no abrirlo hasta que termine su acción.

7.- Darse una ducha rápida en lugar de un baño prolongado. Cerrar la llave de agua mientras te enjabonas. Instalar un economizador de agua en la ducha que acorte a la mitad el consumo de agua y de energía.

8.- Ahorrar en la lavandería: lavar con agua fría y sin prelavado. Después de lavar tender la ropa y no usar secadora.

9.- Ajustar la calefacción y si se puede evitar la conexión es mejor.

10.- Reutilizar envases y objetos. Si es posible comprar envases de segunda mano en lugar de nuevos.

11.- Reciclar todo lo que sea posible depositando cada residuo en su contenedor correspondiente.

12.- Reducir el consumo y los residuos.

13.- Evitar viajar en avión ya que emite mucho dióxido de carbono. Si se utiliza un coche que sea con varias personas. Utilizar autobuses o metros público, bicicletas e incluso patinetas y bicicletas eléctricas.

14.- Educar a los hijos, conocidos y familiares en el ‘medioambiente’.

El Cambio Climático (IV)

Conviene dejar claro que el cambio climático ya está ocurriendo ahora mismo y no se puede evitar. Solo podemos reducir sus efectos y adaptarnos a sus consecuencias con medidas tanto pequeñas como a gran escala: la reducción de gases de efecto invernadero, la adaptación a sus impactos y la ingeniería climática.

También hay un gran potencial para reducir las emisiones de gases mediante la combinación de actividades como la conservación de la energía y el aumento de la eficiencia energética, el uso de energía baja en carbono, como la renovable, la nuclear y la captura y almacenamiento de carbono. Otra solución es buscar la ‘neutralidad del carbono’ que implica que el dióxido de carbono lanzado a la atmósfera sea compensado por la absorción de carbono por otros métodos prácticos como la plantación de bosques.

También se puede fijar un precio del carbono y traducirlo a impuestos. Se puede asignar un valor económico a las emisiones de gases de efecto invernadero, lo suficientemente alto como para fomentar que la inversión de gobiernos y empresas se redirija hacia modelos de producción menos contaminantes.

Conviene señalar que al ratificar el Protocolo de Kioto los países más desarrollados aceptaron compromisos vinculantes desde un punto de vista jurídico y en el Acuerdo de París a fines del 2015, todos los países del mundo acordaron establecer medidas para detener el calentamiento global.

En segundo lugar, la adaptación al cambio climático se enfoca a acciones para reducir la vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático, como mejorar infraestructuras e instalaciones más seguras, además de la reforestación.

La ingeniería climática es la modificación deliberada del clima. Sus técnicas de investigación pertenecen generalmente al manejo de la radiación solar y a la disminución del dióxido de carbono. Aunque hay otras estrategias como lanzar más dióxido de carbono a la atmósfera para capturar el metano que es 84 veces más dañino, volver a congelar los polos bombeando agua de mar a las nubes para que reflejen más luz solar y enfriar las zonas debajo de ellas.

O convertir las emisiones de dióxido de carbono en un combustible y reverdecer los océanos para que no se acidifiquen, poner sales de hierro que fomenten el crecimiento del ‘plancton’ que capturaría al dióxido de carbono. Por desgracia, la ingeniería climática ha sido ineficaz hasta ahora o tiene efectos secundarios graves que no se pueden detener sin causar un cambio climático rápido.

El Cambio Climático (III)

Durante las últimas décadas, las mediciones de las estaciones meteorológicas indican que el Planeta se ha ido calentando. Desde hace 150 años la temperatura ha aumentado 0.5 °C y superará al 1°C en el 2020. En los últimos 200 años, debido al ser humano se ha producido un aumento de temperatura en la Tierra que no se producía ni en millones de años cuando no existía el hombre.

Los efectos del cambio climático son los mismos del calentamiento global, como la subida del nivel del mar, derretimiento del hielo, acidificación de los océanos, fenómenos climáticos extremos, etc. Pero en cada región del mundo los impactos son distintos.

Se espera que el calentamiento sea mayor en la tierra que en el mar y que lo más fuerte ocurra en el Artico con el retroceso de los glaciares, el permafront y la fonquisa. Además de las tundras, los manglares y los arrecifes de coral.

Hay además fenómenos meteorológicos extremos como los de calor, sequía, lluvias torrenciales y fuertes nevadas. También hay acidificación del océano y extinciones de especies animales.

En lo que concierne a los impactos en los seres humanos están la amenaza a la seguridad alimentaria al bajar las cosechas y el hábitat por las inundaciones. La Organización Mundial de la Salud advierte que la malaria, la desnutrición y las enfermedades transmitidas por el agua pueden atacar a millones de personas.

Ya se ha detectado la baja en la producción de trigo y de maíz a nivel mundial. Además de que ha habido una mortalidad vinculada al cambio de frío a calor y se han alterado los medios de subsistencia de los pueblos indígenas que tienen que migrar hacia áreas urbanas. Por lo que es necesario actuar pronto, ya que mientras más tarden los gobiernos en reaccionar serán más elevadas las inversiones para hacer que el mundo se adapte al aumento de temperaturas.

Según David Wallace-Wells, experto en cambios climáticos existen las siguientes predicciones:

1.- Es probable que algunas regiones de la Tierra se vuelvan inhabitables para fin de este siglo.

2.- Podrían desaparecer áreas costeras como Miami o Bangladesh.

3.- Bajará la producción agrícola de forma notoria.

4.- Habrán enfermedades causadas por el derretimiento del hielo polar o la expansión de los rangos geográficos actuales.

5.- Habrá un descenso notable en las capacidades cognitivas humanas, debido a la posible triplicación del dióxido de carbono en la atmósfera.

6.- Los niveles de smog pueden causar millones de muertes prematuras.

Algunos de esos cambios a gran escala podrían ocurrir violentamente y podrían ser irreversibles. Lo que podría aumentar la probabilidad de un cambio climático abrupto sería un calentamiento global de mayor magnitud, más rápido y durante un largo período de tiempo.

El Cambio Climático (II)

Cualquier cambio climático en general se produce por pequeños cambios que causan un desequilibrio en todo el sistema climático. El cambio climático actual está causado por el aumento de las temperaturas. Pero también puede haber un cambio climático debido a los descensos bruscos, como ya ocurrió en el pasado.

Los factores externos que influyen en el clima se denominan ‘forzamientos climáticos’ que pueden modificar la cantidad de energía que el sistema recibe del Sol o la energía que pierde la Tierra por emisiones al espacio exterior

Estos forzamientos radiativos son 4: la cantidad de radiación solar en lo alto de la atmósfera, el albedo terrestre, la concentración de gases de efecto invernadero y la concentración de aerosoles, tanto los de procedencia natural, como los que vienen de actividades humanas.

Los paleoclimáticos que estudian el clima y sus cambios en el pasado consideran un rango más amplio de forzamientos climáticos que incluyen las variaciones en los parámetros orbitales de la Tierra, la caída de meteoritos, la circulación termohalina, el fenómeno del Niño, la formación de montañas, de placas tectónicas, el vulcanismo, los cambios biológicos a largo plazo, la evolución de plantas terrestres, etc.

Por otra parte se conocen muchos casos en los que el CO 2 ha jugado un papel de importancia en la historia del clima. Ya que aumentos importantes en la cantidad de CO2 propiciaron el período de la extinción masiva del Pérmico-Triásico con un calentamiento masivo del agua marina que elevó la emisión de metano de los fondos marino y aceleró el calentamiento global hasta el límite, llevando a la Tierra al peor momento que ha padecido.

En cuanto a las causas humanas del cambio climático se sabe que el cambio actual es antropogénico y derivado del efecto invernadero por la emisión de gases CO2 y metano.

La influencia del hombre en el cambio climático comenzó con la desforestación de bosques para obtener tierras de cultivo, aunque ahora la mayor parte de las emisiones de gases proceden de fábricas, medios de transporte, actividades agropecuarias y productos de uso doméstico. Sea como sea, la alta demanda de energía por parte de los países desarrollados es actualmente la causa principal del calentamiento global.

El Cambio Climático (I)

Se podría decir que el cambio climático es una consecuencia directa del calentamiento global, ya que a medida que aumenta el calentamiento global el cambio climático se hace palpable y visible poco a poco. Primero con cambios pequeños y luego con cambios mayores en el clima a nivel planetario que son severos e irreversibles.

El cambio climático se define como el conjunto de variaciones en temperatura, humedad, lluvias, nubosidad, etc. a nivel planetario durante largos períodos de tiempo que permiten que el planeta alcance un nuevo equilibrio a muy largo plazo.

Esto significa que cualquier cambio climático supone que se rompe el equilibrio del complejo sistema climático de la Tierra, causando muchos daños y teniendo que pasar mucho tiempo para que vuelva el equilibrio.

En el contexto de la política ambiental, el cambio climático se ha convertido en sinónimo de calentamiento global ‘antropogénico’ que se refiere a todos los efectos a nivel global derivados del aumento de la temperatura por las emisiones de gases de ‘efecto invernadero’.

En la historia del planeta Tierra ha habido varios cambios climáticos originados por diversas causas naturales cuando aún no existía el ser humano. No obstante, el cambio actual es antropogénico y se debe a la intensificación del ‘efecto invernadero’ causado por las emisiones industriales que proceden de la quema de ‘combustibles fósiles’ que están provocando variaciones en el clima que no se producirían de manera natural.

Según los expertos, fue la Revolución Industrial el punto de inflexión cuando los gases de efecto invernadero empezaron a desaparecer. Aunque antes hubo pequeñas revoluciones, como la agrícola, la tecnológica, la demográfica, la de medios de transporte, la de finanzas, etc. que generaron un nuevo modelo de producción y consumo que se desbordó debido al crecimiento de la población en todo el mundo.

Los científicos trabajaron mediante observaciones y modelos teóricos para tratar de entender el clima pasado y el futuro, recopilando registros del pasado de la Tierra que están basados en las evidencias geológicas como los sondeos geotécnicos de perfiles térmicos, testigos de hielo, anillos de los árboles y de corales, procesos glaciales, análisis isotópicos de capas y sedimentos, registros pasados del nivel del mar, registros de la temperatura atmosférica, mediciones del CO2 atmosférico y datos de los satélites en órbita.